lunes, 4 de mayo de 2009

Limpieza partidaria

Creo que en un sistema político saludable, los partidos políticos deben representar ideologías. Pueden ser alguna de las ideologías occidentales que suelo usar en la sección de política de esta bitácora (liberalismo, conservadurismo, socialdemocracia), u otras relacionadas con las religiones, las nacionalidades o cosas más raras como la ecología. Un antiejemplo es Argentina, donde los partidos son banderas, fotos y colores.

Por eso me alegra que Reinaldo Gargano, Roberto Conde y compañía estén molestos con la mayoría que domina el Partido Socialista del Uruguay. Es lógico que gente moderada y sensata como Lalo Fernández, Álvaro García, Daniel Martínez y Gonzalo Fernández le caiga mal a estos personajes que viven en otra década. Espero que esa gente se una a otro grupo más afín a ellos, que alguno habrá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada