domingo, 10 de abril de 2011

Tratamiento de reanimación

Me harté de asesinos en serie truculentos, de pervertidos acechadores de niños indefensos, de padres de familia amenazados por el poder, de espías perseguidos sin cuartel por el mundo, de estafadores implacables, de terroristas desalmados, de guerrilleros violentos, de narcotraficantes peligrosos, de tragedias griegas, de catástrofes imparables. Quiero alegría, quiero risas, quiero vida.

Así que voy a dejar de ver todo tipo de películas de suspenso y de acción que no me alegren el día. Todo bien con Machete, Rápido y furioso (*1), Crank, Kill Bill y por supuesto Sumergidos. De hecho, hace tiempo que quiero ver las dos del proyecto Grindhouse. Pero además de acción berreta, quiero ver historias que me pongan de buen humor. La mejor forma que encontré es mirar una por una las de DreamWorks Animation y las de Pixar. Así que Wall-E, Madagascar, Kung Fu Panda y Río, allá voy.

(*1: Hablando de la saga, para la quinta entrega se redimieron de la pifia de las traducciones anteriores. Como ven, Fast Five tendrá un título en español sencillamente maravilloso (*2): Rápidos, furiosos & 5in control. Ahora, los tuercas y castizos del español podremos dormir en paz.)

(*2: "Sencillamente" es una palabra muy poco sencilla. Aún más oxímoron es un histórico personaje de la literatura barroca alemana, Simplicissimus)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada