domingo, 13 de diciembre de 2009

Fábrica de ladrillos

Ahora que la IndyCar Series terminó de digerir la absorción de la Champ Car, es tiempo de pensar en el futuro de la principal categoría de monoplazas del continente americano. Y parte de él es la formación de pilotos, una tarea que la guerra entre ambos bandos, la crisis económica y la expansión de la Nascar dificultaron enormemente. Por eso, la IRL anunció la oficialización de su pirámide de categorías escuela, llamada Road to Indy, que componen (en orden) la nueva USF2000 National, la Star Mazda y la Indy Lights, con la idea de que los pilotos, equipos, carreras y patrocinantes formen una masa crítica. Mazda tiene mucho que ver con el proyecto, ya que fundó la Star Mazda y será proveedora de motores de la USF2000.

La sinergia entre la IRL y Mazda ya genera efectos interesantes. Por ejemplo, la noche previa a las 500 Millas de Indianápolis, la USF2000 y la Star Mazda correrán en Indianapolis Raceway Park, un óvalo corto cercano a Indianapolis Motor Speedway. Ambas acompañarán también a la IndyCar y la Indy Lights en el aeropuerto floridense de San Petersburgo y en el único óvalo corto que visitarán, Iowa. Dudo que la USF2000 y la Star Mazda visiten óvalos medianos, poco adecuados para autos de tan baja potencia. En cambio, sí es creíble que arriben a circuitos emblemáticos como los autódromos de Mid-Ohio y Watkins Glen y los callejeros de Long Beach y Toronto.

Sin embargo, la filial norteamericana de la marca japonesa tiene su propia pirámide, que parte de la Skip Barber National y culmina desde 2006 en la Fórmula Atlantic. Desde 2002 hasta 2007, la Fórmula Atlantic fue el último escalón previo a la Champ Car. Con la desaparición de ésta en 2008, pasó a ser organizada por la IMSA, la organización responsable de la American Le Mans Series y la Star Mazda.

La Star Mazda y la Fórmula Atlantic compartieron en 2009 ocho escenarios: Sebring, Miller, New Jersey, Autobahn, el circuito callejero de Trois-Rivières, Mosport, Road Atlanta y Laguna Seca. En 2010, la Fórmula Atlantic no irá a Mosport, la Star Mazda no estará en Miller, y ambas sí se cruzarán en los seis circuitos restantes (también la USF2000 estará en New Jersey, Autobahn y Road Atlanta). Eso si la Fórmula Atlantic sobrevive, porque viene perdiendo participantes constantemente. Por eso fue dejada de lado del camino hacia el Brickyard, pese al gran salto de potencia que hay entre la Star Mazda y la Indy Lights.

- o -

Si queremos más jóvenes tan interesados en la IndyCar que les pidan a sus padres que les consigan un kart y comiencen a hacer carrera, lo que falta es un buen videojuego. Yo le pondría de título Road to Indy: The Real Game, porque un juego arcade de autitos chocadores a lo EA Sports es contraproducente. Debería ser mínimamente realista, digamos de Need for Speed: Shift o Race Driver: Grid para arriba, con autos que si se chocan anden más lento (*1), y con un sistema de puesta a punto del auto que haga efecto, pero que sea a la vez lo suficientemente simple de usar para preadolescentes. Debería abarcar toda la pirámide comenzando por la Skip Barber (escuela incluida), y unos cuarenta circuitos.

(*1: ¡O chueco! Recuerdo algunos Need for Speed que si chocabas el costado del auto, la suspensión se deformaba y el auto quedaba andando torcido.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada