domingo, 7 de noviembre de 2010

Revanchismo irresistible

El Automobile Club de l'Ouest logró unir la inmensa mayoría de las grandes carreras de resistencia en un mismo torneo: la Copa Intercontinental Le Mans. En la edición inaugural 2010, tuvo tres fechas: Petit Le Mans, una carrera de 1000 millas en Road Atlanta (Estados Unidos); los 1000 Kilómetros de Silverstone (Reino Unido); y los 1000 Kilómetros de Zhuhai (China). Peugeot y Ferrari se llevaron los títulos de marcas de LMP1 y GT2, vengándose de las derrotas en las 24 Horas de Le Mans a manos de Audi y Porsche.

Los del león hicieron 1-2 en las dos primeras y ganaron la tercera, con los de los cuatro aros flanquando a los franceses en los podios. Los del Cavallino ganaron en Silverstone, hicieron 2-3 en Atlanta y llegaron en tercer lugar en Zhuhai. Porsche llegó segunda en el Reino Unido, quinta en Estados Unidos y tercera en China. Como consuelo, los de Zuffefnhausen se quedaron con el campeonato de equipos a través de Felbameyr-Proton, aprovechando que los de Maranello repartieron esfuerzos y éxitos entre AF Corse, Risi y CRS.

- o -

En 2011, el Mundialito de Le Mans tendría siete fechas. Meses atrás se había anunciado que a Silverstone, Road Atlanta y China se les añadirían todos los clásicos que faltaban: las 24 Horas de Le Mans en Francia, las 12 Horas de Sebring en Estados Unidos y los 1000 Kilómetros de Spa-Francorchamps en Bélgica, y que habría una segunda carrera asiática, nada menos que los 1000 Kilómetros de Fuji en Japón.

Pero este fin de semana se anunció que en octubre habría una única carrera, es decir que Petit Le Mans o Fuji se ausentarían, y que habría una cuarta fecha europea a definir en julio. Todo está por confirmar, pero que las carreras europeas sean mayoría absoluta me decepcionaría enormemente. Pensé que la Copa Intercontinental Le Mans sería un auténtico mundial, y no un campeonato europeo con un par de pruebas fuera del Viejo Continente como es habitual en tantísimos "campeonatos mundiales". Encima, la Le Mans Series europea corre peligro de vida, porque los equipos oficiales no se molestarían e disputar las fechas restantes y los chicos tendrían problemas en hacer los largos viajes.

- o -

Stéphane Ratel, el jefe de los principales campeonatos de gran turismos de Europa a través de SRO, no logró que su jugada de desdoblar el Campeonato FIA GT en un Mundial de GT1 y un Europeo de GT2 le saliera perfecta. El primero funciona más o menos bien, con una parrilla y cobertura periodística aceptable. Pero al prohibir tripulaciones de élite, el segundo perdió sus equipos a manos de la Le Mans Series (resistencia) y el Open Internacional de Gran Turismos (carreras cortas de entre 50 y 70 minutos), y este año se truncó en una copa con fecha única, las 24 Horas de Spa-Francorchamps.

Ante la embestida de los zares de La Sarthe, Ratel no se queda de brazos cruzados, y va por la revancha al anunciar un Campeonato de Gran Turismos de Resistencia. Pese a su nombre, es un certamen completamente europeo y sólo la carrera de Spa es de resistencia; las demás se disputan a tres horas, como el Campeonato FIA GT en sus inicios. El Campeonato de Gran Turismos de Resistencia se disputará con autos de las clases GT3 y GT4, los mismos de los demás campeonatos europeos y nacionales que Ratel organiza.

Dejar a los GT2 de lado es una declaración de guerra de SRO al ACO, que los usa en todos sus campeonatos. Pero creo que es mejor para el deporte que haberlos permitido y haber generado una batalla aún más directa entre ambos campeonatos. Veremos quién de ambos resiste mejor a las inclemencias de la economía y las maniobras de la divisiones de competición de los fabricantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada