sábado, 6 de febrero de 2010

La computadora de los dioses

Así funciona una computadora cualquiera:

o- Uno ingresa datos, sea a través de un teclado, cámara, disco duro, módem...
o- Los datos se procesan, es decir, la computadora reconoce los datos ingresados y los transforma en otros (eso y nada más).
o- Los nuevos datos salen a través de una pantalla, impresora, disco duro, módem...

Descontando fallas en el hardware (*1), si los datos de entrada son los mismos, la salida siempre será igual. Claro que, con la inmensa cantidad de datos que maneja una computadora, repetirlos con total exactitud es bastante complicado.

Al probar un programa en desarrollo, si se detecta que algún dato generado es incorrecto, es posible detener el programa, corregir ese dato y continuar ejecutando. Así se puede aislar la falla y comprobar que el resto del programa funciona bien.

- o -

Desde tiempos remotos, los seres humanos han tratado de descubrir las leyes de la naturaleza. Gravedad, energía, masa, inercia son conceptos elaborados en base a observar cómo el barquito flota, los aviones vuelan y la manzana cae del manzano, y luego tratar de imaginar explicaciones a esos fenomenales fenómenos. Al pasar el tiempo, viejas creencias creídas inobjetables han sido descartadas por otras nuevas ante evidencia evidente, y a veces fueron reflotadas con modificaciones tras nuevos descubrimientos.

- o -

Un antiquísimo juego computacional es el juego de la vida, de John Horton Conway. Es una grilla cuyos puntos blancos y negros representan seres vivos y muertos. Cada generación, estos puntitos nacen, sobreviven, se reproducen y mueren según la cantidad de vecinos vivos y muertos. Como las reglas son fijas, dada una situación inicial, la evolución es única.

- o -

¿A que vienen estas embolantes pastillas sobre computación y física? A que el universo puede interpretarse como una computadora. Repitiendo el ejemplo, si colocamos los objetos en cierta posición del universo y moviéndose a cierta velocidad en cierta dirección, y ponemos las otras formas de energía en cierto lugar, la evolución del universo podría adivinarse siguiendo las leyes de la física. Y esto es nada menos que predecir el futuro.

Claro que usar una computadora de las nuestras para hacer ese cálculo sería estúpido. No sólo porque nuestros cálculos son forzosamente finitos y discretos, calcular qué pasará pasado mañana probablemente nos llevaría muchísimo más tiempo. La computadora con la que funciona el universo maneja números reales e infinita cantidad de datos.

Lo que importa es que todo estaría determinado, así que todo el paye sobre el libre albedrío sería falso. Pero como nos sería imposible predecir el futuro, que eso sea así no nos debería importar. Aunque la sensación de libertad fuese una ilusión, el hecho es que podemos actuar como si realmente estuviéramos haciendo lo que queremos y no lo que las leyes de la física nos obligan a hacer. A menos que...

...las leyes de la física no sean fijas. Que cambien a mitad de camino, que haya excepciones cada tanto. Que los dioses metan mano a las variables para arreglar errores, o porque el resultado no les gusta. O que varios bandos no se pongan de acuerdo sobre qué juego de reglas usar en el universo. Eso explicaría los hechos paranormales. ¿Será así? ¿Podríamos darnos cuenta si pasara? ¿Debería importarnos? Respondan ustedes, que yo pregunté.

(*1: Hardware - Componente físico de una computadora, por lo que cuando algo anda mal, se puede golpear y patear.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada