jueves, 1 de abril de 2010

Sarúmanes develado (segunda parte)

¿A cuántas falsedades sarumanescas llegaremos? Yo conté hasta veinte; los desafío a encontrar más.

1. "[El estado de crisis] no se puede negar, porque todos ya lo sabemos." ¿Y dónde está la demostración? Esto se repite en innumerables pasajes del discurso.

2. "[Pericles] dijo que quería que todos estuvieran al poder. ¿Y él? ¿Acaso no fue líder por cuatro olimpíadas consecutivas? ¿No tendría que haber dejado su puesto a otro?" Él podría haber sido derrocado con toda legalidad y no lo fue. Si permaneció en el poder fue porque los ciudadanos lo apoyaron y no porque él haya actuado para impedirlo. (O podemos imaginar que así fue.)

3. "Se hacía el amigo del pueblo, como si regalara felicidad. ¿Y acaso no se llevaba él la mayor parte de la torta?" Si una empresa paga generosos sueldos a sus empleados, es porque el beneficio de emplearlos es mayor que el costo. Puede que los atenienses hayan pensado lo mismo de Pericles.

4. "Era como todos los políticos anticuados, hablan de ayudar al pueblo, y se quedan con todo el poder. Casualmente, sus 'mejores' amigos, parientes y discípulos están ahora al mando..." Es perfectamente posible que sus mejores amigos, parientes y discípulos efectivamente fueran los mejores para gobernar. Ser amigo, pariente o discípulo del anterior mandatario no debe ser un factor de decisión, únicamente deben serlo sus talentos, sus virtudes y sus intenciones.

5. "¿Quien desea [la Liga de Delos]? ¿Usted, por ejemplo? ¡No! Porque usted sabe el daño que nos causa continuamente. ¿Y usted, señor? ¿Y ustedes, amigos?" Sarúmanes pone sus palabras en boca de otros, para generar ilusión de apoyo a sus palabras y veracidad.

6. "Supuestamente nuestra Atenas recibiría grandes sumas de oro... ¿Y quién quiere metales? ¿Usted podría vivir sin dinero, toda su vida? ¡Por supuesto! ¡Miles de esclavos y pobres lo hacen en nuestra propia ciudad!" Que puedan vivir sin dinero no implica que quieran.

7. "Dígame, ¿quién es él para obligarnos a desperdiciar nuestro trabajo en semejante obra sin utilidad alguna?" Si él fue elegido gobernante, es porque quienes lo eligieron apoyan sus acciones, incluyendo embellecer la ciudad.

8. "¿Existen siquiera esos 'seres supremos', en esa casa hecha con nuestra sangre y sudor? ¿Alguna vez vio usted alguno? ¿Habló con ellos? ¿Le mostró qué tan inmortal era? ¡Por favor!" Que nadie haya visto a los dioses no implica que no existan. Si son de verdad supremos, es posible que tengan la habilidad de esconderse de la vista de los humanos.

9. "Hace doscientas olimpíadas nadie creía en dios alguno, ¿o si? No. Y ahora los reverenciamos porque sí. ¿Y antes? ¿No existían? Son mortales, así que es imposible. ¿O los pueblos antiguos no eran tan sabios?" Los pueblos antiguos bien pueden haber estado equivocados. Que sean antiguos no implica que hayan estado acertados siempre.

El colmo es que, unos párrafos más tarde, Sarúmanes parece retractarse de estos dichos: "¿Quién corrompe a los jóvenes con genios y voces místicas, desautorizando a nuestros dioses griegos reconocidos por todos nosotros como intocables e irrefutables?"

10. "¿Y el oráculo de Delfos? [...]" Sobran comentarios.

11. "Estos espartanos imperialistas quieren dominarnos, ¿o se olvidan? [...] ¡Hay que impedir que nos ataquen de nuevo! ¿Y qué mejor defensa que un buen ataque? ¡Hay que abandonar las ciudades 'amigas' y atacar a Esparta misma! ¡Hay que acabar con este pueblo pernicioso e inepto." Sarúmanes propone invadir Esparta, cuando antes había dicho exactamente lo contrario: "¿Saben lo que realmente significa para el pueblo magnífico de Atenas este maléfica 'unión'? ¡El agotamiento de nuestro valeroso ejército, el desperdicio de vidas jóvenes y con gran futuro por delante! ¡El desperdicio de armas, barcos y otras riquezas nuestras! ¡El desprestigio de la ciudad, por ser vista como invasora!" ¡Que se decida!

12. "[...] los jóvenes hacen lo que quieren, por mayor disparate que sea, a menos que sofistas como yo les mostremos el buen camino". Sarúmanes no parece desconfiado de los jóvenes más tarde: "¿Y por qué, si [nuestros hijos] casi siempre tienen la razón, nos eligen [en vez de a los filósofos]? ¿Porque somos menos sabios? No lo creo, nuestros hijos saben pensar."

13. "¿Usted cree [que Sócrates es el más sabio]? ¿Le parece, señor, que quien no habla, sino que hace preguntas, es más sabio que los sofistas?" Decir la verdad no siempre es la mejor forma de transmitir sabiduría.

14. "Y para hacerse el modesto al 'pensar' que no es quien más asuntos conoce, dice que es porque él 'sólo sabe que no sabe nada', mientras que nosotros creemos saber, sin hacerlo. ¡Jamás habría escuchado semejante disparate, si no fuera por los confusos filósofos! ¿Es alguien sabio, si no sabe nada?" Lo que Sócrates quiere decir con esa frase es que uno, cuanto más aprende, más se da cuenta de que la cantidad de cosas que uno sabe es ínfima en comparación con lo que uno desconoce.

15. "Y si se hicieran votaciones sobre miles de leyes, ¿coincidirían todas? ¡No! [...] Es porque somos distintos, y por ende las realidades son distintas, ¿o no? Si no, la frase 'el hombre es la medida de todas las cosas' no existiría, ¿o si?" WTF??? ¿Qué tiene que ver el porqué de un hecho con la existencia de una frase?

16. "Si a mí me gustan las manzanas, ¿les gustan a todo el mundo? ¡No! Si a mí me hacen bien, ¿le hacen bien a todos? ¡No! Y entonces, señores, si alguien dice que cierto veredicto es injusto, ¿Lo es? ¡No se sabe! Porque unos dirían que sí, y otros que no." Sarúmanes está comparando peras con manzanas. El gusto por las manzanas son opiniones sin necesidad de argumentación. El efecto de comer manzanas depende del organismo. Finalmente, que unos digan que cierto veredicto es justo y otros que no obviamente dificulta demostrar que lo sea o no, pero no quita que ese juicio pueda existir.

17. "[Sócrates] no es sabio, ya que dice cosas no comprobables por nadie." WTF!!! Una cosa es que diga cosas no comprobables por nadie, otra es que afirme rotundamente que esas cosas imposibles de demostrar sean ciertas.

18. "Él acepta que alguien lo contradiga, si así 'se llega a la verdad'. ¡Pero entonces no es tan sabio, si puede que no tenga la razón! Y además, ¿aceptan, amigos, que alguien le contradiga a usted? No, porque si usted sabe la verdad tratará de demostrarlo. Pero a él, ¡le gusta! ¿Es él sabio, al permitirle a otros dejarlo mal parado? ¿Aceptando que él realmente no sabe nada? ¡NO!" El mundo es lo suficientemente grande como para que sea imposible saberlo todo. El sabio busca incesantemente la verdad, lo que implica muchas veces detectar y admitir que uno estaba errado.

19. "[Sócrates] dice que nosotros no damos importancia a la naturaleza. ¿Pero ha él abandonado alguna vez su hermosa ciudad de mármol y piedras talladas? ¿Alguna vez caminó miles de estadios para trasladarse de una ciudad a otra, como nosotros los sofistas, para sobrevivir? ¡Nunca! Así que él no puede hablar de naturaleza, si jamás estuvo en contacto con ella." Precisamente, los humanos inventamos un montón de métodos de comunicación para saber de cosas con las cuales uno jamás estuvo en contacto.

Por cierto, Sarúmanes había dicho antes exactamente lo contrario sobre Atenas: "[...] ¡'nuestro' derrochador y mentiroso gobernador [Pericles] lo desperdicia [a nuestro dinero]! ¿'Por la belleza de Atenas'? ¿Para 'satisfacer a los dioses'? Dígame, ¿quién es él para obligarnos a desperdiciar nuestro trabajo en semejante obra sin utilidad alguna?"

20. "Si él fuera sabio, ¿regalaría sus conocimientos? No lo creo." Cree usted mal. Si uno cree no necesitar más de lo que ya tiene, es perfectamente razonable rechazar recibir más, aunque uno lo valga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada