sábado, 20 de septiembre de 2008

Hidrofobia, hidrofilia: GP de Bélgica de 1998

En cada Gran Premio de Bélgica, la gran pregunta estratégica es cuándo y cuánto va a llover. En 1998, llovió de corrido. El choque tras la largada ostenta el récord de más autos dañados en la Fórmula 1.



A mitad de carrera, mientras el líder Michael Schumacher intentaba sacarle una vuelta a David Coulthard, el escocés levantó el acelerador en plena recta y sin apartarse de la cuerda. Al embestirlo, la suspensión delantera derecha de la Ferrari quedó destrozada. El teutón se vio forzado a abandonar, tras lo cual se metió en el box de McLaren a criticar furiosamente a DC por la movida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada