miércoles, 3 de diciembre de 2008

A la vuelta de la esquina: GP de Piriápolis de 2008 (techados)

Emilio Menes (azul) y Diego Pessina (amarillo) no cedieron su puesto y sus Volkswagen Gol se fueron recto en la primera curva. Un tercer Gol plateado de Federico Nocito se quedó sin espacio para doblar, y se vio forzado a tomar el escape y dar la vuelta. Encima de todo, el Gol amarillo se quedó muerto y el personal de pista tuvo que salir a empujarlo, mientras el resto del pelotón trataba de no perder tiempo.

Malditas cámaras digitales. El Ford Escort de Sebastián Aizpun que siguió derecho en la primera curva quedó totalmente desenfocado. Otra vez será.

En la segunda serie de la mañana, Eddy Mión (Gol azul) y Tato Salaverría (206 amarillo) estiran el frenaje en la chicana norte.

Tres goles es un golazo. Fernando Rama (azul) pasea tranquilamente por el balneario, en tanto que Jorge Pontet (verde) y Fabricio Larratea (rojo; creo que es él) no dan tregua.

Tres Superescarabajos pelean a muerte la posición.

El Superescarabajo número 77 de Hernán Burgueño quedó marcha atrás en la salida de la primera curva. Como la zona es muy angosta, debió circular contramano y girar 180 grados en el escape de la curva.

Este Superescarabajo de Rodrigo Aramendía chocó con otro e hizo medio trompo. Los que venían atrás le hicieron unos finitos realmente delgados.

De alguna manera, este Superescarabajo de Santiago Calleros voló por encima de los guardarraíles. Estuvieron un buen rato para sacarlo de ahí.

Parque cerrado de los autos sport. Hay unos cuantos Ford Escort, un Fiat 850, un par de BMW 2002 y un Lotus Cortina.

Si los espectadores que tenía cerca estaban en lo cierto, un Cobra es perseguido por un Catherham Seven.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada