viernes, 3 de octubre de 2008

Marcas que deberán salvar grupos industriales: Volvo

La gama de Volvo está totalmente compuesta de autos compactos y medianos, con un diseño atractivo e inconfundible. Se ofrecen varios todoterrenos y aventureros, pero ninguna ballena asesina (*1). Las gamas de motores son suficientemente amplias como para satisfacer a ecologistas chetos y amantes de los paseos por autopista. ¿Cuántas marcas de lujo querrían tener una gama como la de Volvo?

El talón de Aquiles es el S60. Desde su lanzamiento en 2000, Audi presentó dos generaciones nuevas del A4. Pese a lanzarse un par de años después que el Saab 9-5 y el Alfa Romeo 166, parece tan viejo como ellos. Cada año se rumorea que el S60 se reemplazará... el año siguiente.

Una vez que Volvo decida lanzarlo, la inflación de tamaño lo dejaría bastante apretujado entre la dupla S40/V50 y la S80/V70. ¿Qué haría Volvo para acomodarlos? ¿Y que nombre le pondrían a la imprescindible variante familiar?

Otro rumor paralelo apunta a que el S40 desaparecería, el V50 se recortaría a lo A3 Sportback (¿V30?), y los nuevos S60/V50 ocuparían totalmente el segmento D. Pero como también hay rumores de que el Serie 1 y el A3 tendrían variantes sedán en el futuro, Volvo podría querer mantener al S40 en su gama.

¿Qué más se le podría agregar a la gama de Volvo? Inventemos:

o- XC40: un todoterreno compacto que se pelearía contra los japoneses Qashqai, RAV4 y CR-V, y contra los alemanes X1, Q3 y Tiguan.
o- XC20: un todoterreno y/o monovolumen del segmento B. Volvo no puede faltar a la fiesta: Soul, Urban Cruiser, SX4, Mini Crossman, Q1, Note, C3 Picasso, Grand Modus...
o- C10: un hatchback del segmento B. Los actuales Mito y Mini y los futuros A1 y Clase A se merecen un rival sueco.
o- Un pequeño deportivo biplaza a lo TT, SLK y Z4. C50 queda bastante raro, porque el C30 es un hatchback y el C70 un descapotable de cuatro plazas (ambos de tamaño similar). Así que Volvo podría estrenar una nueva letra.

Me encantan estas recreaciones del futuro S60: uno, dos.

(*1: Se me chispoteó el XC90. Con cualquier motor pesa más de dos toneladas, y con ninguno baja el consumo de combustible de los 8L/100km. Mil disculpas.)
(*2: ¿Y qué tiene que ver el título? Se me olvidó decir que Volvo es una de las patas que Ford precisa para salvarse de la crisis económica. Vender la marca sólo le serviría para sacar dinero rápido.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada